¿Puedo financiar mi boda?

0
1420
Imagen cortesía de www.pixabay.com

Las bodas no solo son enlaces matrimoniales civiles, sino que desde tiempos inmemoriales se han convertido en eventos sociales. Éstas implican una serie de gastos que van incrementándose a medida que añadimos detalles e invitados para que la ocasión sea aún mas especial. Pero, ¿qué pasa cuando no tenemos tanto dinero como para llevar a cabo la boda de nuestras vidas?

Y es que si empiezas a sacar cuentas desde ahora, empezarás a desanimarte desde ya. Un evento de ese tipo en la actualidad puede ser costosísimo, pero al presente, con la modernización de las transacciones, muchas entidades bancarias se encuentran ofreciendo diversas opciones para hacerles más fácil a los novios llevar a cabo la tan anhelada boda.

Hoy en día existen las llamadas “Cuenta Boda” en los bancos, que consisten en cuentas de ahorro donde los invitados ingresan la cantidad de dinero que regalarán a la feliz pareja; los sobres con dinero ya son cosa del pasado. Además, de esta manera los invitados pueden contribuir a ayudar con su regalo al pago del evento.

Por otro lado, las entidades financieras también ofrecen créditos para financiar las bodas. Si lo que necesitas es una gran suma de dinero, la mejor opción es solicitarlo a una entidad bancaria, la cual puedes pagar en cuotas por un lapso relativamente cómodo en la mayoría de los casos.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Si lo que necesitas es más bien un préstamo pequeño para completar lo acumulado, la mejor vía es pedir un préstamo personal, ya sea a un banco, o mejor aún, a algún familiar o amigo cercano, ya que puedes ahorrarte el pago de los intereses mensuales.

De cualquier manera, si lo que quieres es reducir gastos para que la cantidad a solicitar sea menor, aquí hay algunos consejos que puedes tomar en cuenta:

  1. Reduce la lista de invitados lo más que puedas.
  2. Limita el estilo del evento, es decir, en vez de un evento formal, hacerlo quizás más relajado.
  3. Opta por tarjetas de invitación más simples, o inclusive envíalas online.
  4. No escojas un vestido tan costoso, o intenta escoger materiales para su confección que no sean tan caros.
  5. Olvida los salones lujosos como sede para el evento.
  6. En el caso de la luna de miel, puedes usar las millas de viajero acumuladas para reducir el gasto, e intenta no reservar paquetes turísticos en temporada alta.

Al “apretar el cinturón” en estos aspectos, tu presupuesto debería encajar mejor en tus necesidades reales. Ten en cuenta que la tendencia en los matrimonios es que el 55% del dinero se destine al banquete, mientras el 11% se utiliza en la indumentaria nupcial, y solo el 9% en el presupuesto para sufragar la luna de miel.

Fuentes: http://bodasnovias.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here