Cómo mantener nuestra salud ginecológica

0
792
Foto cortesía de: www.pixabay.com

Son muchos los factores que pueden alterar el equilibrio de nuestra flora vaginal. Por ejemplo, llevar el traje de baño húmedo durante varias horas o la utilización de productos inadecuados para la higiene de la zona intima.

Te cuento que es precisamente durante las vacaciones de verano que más se registran consultas ginecológicas por problemas vaginales, tales como picazón, escozor o flujo con mal olor. Ocurre que durante este periodo de tiempo la humedad y el calor provocan que aumente en las pacientes la vulvovaginitis.

Son muchas las mujeres que están propensas a padecer de infecciones vaginales, sin embargo, es posible evitarlas, pero ¿cómo se hace eso? Sigue leyendo.

En condiciones óptimas, el pH vaginal ayuda a que los microorganismos se mantengan vivos, es decir, la flora bacteriana presente en la vagina, ayuda a proteger contra las infecciones y es posible que los problemas con la flora bacteriana ocasionen síntomas muy molestos.

Cuidados de las partes intimas en época de playa…

Siempre que presentes algo inusual en tu zona intima debes acudir a tu médico ginecólogo. Si un buen día amaneces con picor, escozor, sensación de quemazón, enrojecimiento y flujo de color y olor inusual, debes acudir al médico, porque ese es un indicativo de que algo no está bien, pero que si se trata a tiempo es totalmente curable. Recuerda que las molestias antes mencionadas son indicativo de que hay una alteración en la flora vaginal, es decir, posiblemente, exista una infección.

Cuando estas afecciones están localizadas en la vulva o la vagina se les llama vulvo vaginitis y son más frecuentes en la época de calor y son la primera causa de visita al médico ginecólogo.

Estas infecciones se presentan por alteraciones del pH vaginal por causa, mayormente, de cosas que hacemos durante esta época sin saber que nos hacen daño, tales como: usar el traje de baño húmedo durante mucho tiempo o alimentarnos fuera de las horas acostumbradas. Pero, también existen otras causas que pueden alterar el pH vaginal como, por ejemplo, el uso de compresas, por falta de higiene o higiene inadecuada, trastornos metabólicos como la diabetes, cambios hormonales, el estrés o hasta por estar usando un tratamiento compuesto de antibióticos.

¿Cómo prevenir la vulvovaginitis?

Si consideras que entre el grupo de mujeres que padece infecciones vaginales durante todo el año, te sugiero que sigas leyendo, pues existen varias maneras de mantener las molestas infecciones a raya. A continuación algunas recomendaciones:

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

1. Evita utilizar toallas diarias. Estas no permiten la transpiración de la zona, retiene las secreciones propias de la parte íntima y produce la maceración de la vulva. Lo mejor en todo caso cambiar la ropa interior con mayor frecuencia. Utilizar ropa interior de algodón y evitar las prendas ajustadas, pues impiden la transpiración de la zona, favoreciendo la sudoración y la humedad. Todos estos elementos que a la larga favorecen la aparición de bacterias e infecciones.

2. No utilizar duchas vaginales y evitar los jabones íntimos. Estos productos alteran la flora vaginal. Lo recomendable  es lavarse con agua y jabón.

3. Jamás toques tu vagina con la mano u objetos sucios.

4. Después de un tratamiento para tratar la vulvavaginitis, siempre es recomendable conversar con tu médico y estar atenta a cualquier cambio, pues a veces las situaciones de estrés hacen que las molestias vuelvan a aparecer.

¿Cuándo es necesario acudir al ginecólogo?

Si eres una mujer sana y de pronto observas alguna cosa inusual en tu zona íntima, debes acudir al médico para que te haga un chequeo y dé con la causa de la molestia.

Lo recomendable es realizar dos consultas ginecológicas al año. De esa manera te podrás cerciorar de que todo esté bien.

En cuanto a las niñas menores de 14 años, son los médicos pediatras quienes deben realizar una revisión exhaustiva  de las niñas y de ser necesario remitirlas al ginecólogo.

La realización de la mamografía dependerá de la edad de la paciente y si tienen un alto grado de riesgo o no. Eso, según su historia clínica, lo determinará su médico.

En todo caso, la clave para mantener la salud de la zona íntima está en mantener algunos cuidados en nuestro hogar y acudir con periódicamente al especialista en ginecología.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here