Es hora que ataques el insomnio con esto

0
865
Foto cortesía de: www.pixabay.com

La falta de sueño es uno de los trastornos que más daño le puede causar a nuestro organismo, pues el cuerpo y la mente necesitan descansar, y si esto no se logra a cabalidad, entonces comienzan a aparecer otros síntomas que afectan el buen desenvolvimiento en todas las áreas, social, laboral y emocional.

Existen diversos tipos de insomnio. Insomnio de inicio, que consiste en la dificultad para conciliar el sueño en los primeros 30 minutos. Insomnio de mantenimiento, que es cuando se presentan problemas para mantener el sueño y la persona se despierta durante la noche por lapsos de 30 minutos o más.

El número de horas que una persona debe dormir, va a variar de acuerdo a sus propias características. Aunque siempre hemos escuchado que lo ideal son 8 horas diarias, no siempre es así. “Existe un rango que oscila entre 4 (“poco dormidores”) a 10 horas (“grandes dormidores”), considerándose estos valores dentro de la normalidad”, señala el Instituto del Sueño.

El insomnio también puede ser calificado, de acuerdo a su tiempo de evolución, como temporal, si se ha padecido solo por unos días o semanas, o crónico si esta condición se ha mantenido por meses o años.

Hay una gran variedad de factores causantes del insomnio, pero estos suelen dividirse en dos grandes grupos: Causas médicas y causas externas.

Entre las causas médicas, podemos mencionar las enfermedades metabólicas y hormonales, neurológicas, reumatológicas, digestivas, cardiovasculares y todas las que puedan afectar el sueño debido al dolor, o por necesidad urgente de miccionar como infecciones, próstata o renales. Embarazo y menopausia también pertenecen a las causas médicas.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Las enfermedades psiquiátricas como ansiedad, depresión, esquizofrenia u otras enfermedades del sueño como síndrome de piernas inquietas, síndrome de apnea de sueño, parasomnias, etc., también forman parte de las causas médicas.

Entre las causas externas, podemos encontrar malos hábitos de sueño, uso y abuso de sustancias y medicamentos, trabajos por turnos o viajes frecuentes de largas distancias.

Para que comiences a disfrutar de una buena noche de sueño, se recomienda regular la hora de acostarse y levantarse. Limitar el tiempo que se pasa en la cama, solo a las horas dedicadas al sueño. Levantarse siempre a la misma hora y evitar hacer siestas durante el día.

Al ir a la cama, es necesario reducir las actividades que puedan interferir el descanso. El dormitorio debe mantener un ambiente de relajación. Acuéstese solo cuando tenga sueño. Aprenda a relajarse antes de acostarse. No vea televisión, no escuche la radio, ni ninguna actividad que requiera concentración.

Revisa también tu estilo de vida, es posible que necesites algunos cambios: mantén una buena alimentación, practica actividad física y evita el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco y cafeína.

Fuente: iis.es

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here