Descubriendo al pie plano

0
1385
Imagen cortesía de www.pixabay.com

Te has dado cuenta que tu hijo tiene lo que se denomina “pie plano” que no es más que una disminución de la altura del arco longitudinal plantar, también llamado bóveda plantar.

Pero tómalo y con calma y sigue leyendo que todos nacemos con el pie plano, y no es sino hasta los siete años y después de sus primeros pasos que comenzará la formación del arco del pie.

Durante los 2 -3 años de vida el pie del niño aparenta ser plano, esto se condiciona por la gran elasticidad que tiene y por la acumulación de tejido adiposo en la zona interna de la planta del pie.

De los 5 años de edad en adelante el arco empieza a hacerse presente y a medida que pase el tiempo será más visible.

¿Sabías que las mujeres tienen el arco del pie más marcado que los hombres?

Se dice que un 20% de la población tiene pie plano flexible sin dolor y sin molestias, es por esto que esta tipología se toma como normal.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

También hay el llamado pie plano rígido, que se da por problemas óseos, ese si causa dolor y molestias al caminar

Es importante que si tu hijo presenta dolor persistente en los pies o se queja de molestias en la parte baja de la pierna, acudas a un especialista quien te ayudará a determinar cuál de las dos tipologías de pie plano tiene tu hijo.

Hay una serie de cosas por hacer para ayudar a corregir esta deformación cuando es indolora que puedo adelantarte para que empieces a aplicarlas de ser necesario y las converses con un especialista:

  • Pon a tu hijo a caminar descalzo sobre una línea en puntitas de pie y en talones por 10 minutos diarios. Con esto estarás fortaleciendo la musculatura del pie plano.
  • Selecciona una actividad física favorecedora para esa condición, por ejemplo, el karate o el ballet. Ambas opciones enseñan a distribuir el peso del cuerpo y a mantener el equilibrio.
  • Deja que tu hijo camine y juegue descalzo, retrasa el uso de zapatos.
  • Evita las actividades que generen impacto, como por ejemplo el voleibol o el fútbol.

Además de esas alternativas que podemos determinar cómo caseras, hay opciones médicas. Algunos especialistas pueden hablarte de colocarle a tu pequeño, zapatos ortopédicos, pero Gustavo Cotrina, especialista en ortopedia y traumatología de la Clínica Anglo Americana éstos no son una buena opción para el pie plano, ya que son innecesarios, incómodos y no aceleran el desarrollo del arco.  En dado caso de que veas que no va apareciendo el famoso arco, consulta con el especialista y analiza si hay factores hereditarios que estén contribuyendo en eso.

Fuente:

http://ve.emedemujer.com/

https://www.nlm.nih.gov/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here