Cómo superar la traición de mi mejor amigo

0
1500
Imagen cortesía de https://static.pexels.com

Suele ser una historia común para casi toda la traición de un amigo. Cuando nos sucede creemos que somos los únicos en el mundo a los que le puede pasar algo así, sin embargo, muchos han pasado por esta situación   desagradable.

Los amigos son esas personas con las que   trabajamos, compartimos nuestros problemas, sueños y esperanzas, por eso la traición de uno de ellos duele mucho más que la de cualquier otra persona.

La traición trae innumerables problemas emocionales y físicos. ¿Cuántos de nosotros han dejado de dormir, han sufrido de dolores de cabeza y otros inconvenientes por el malestar que ha ocasionado la maldad de un amigo? La lista de seguro es larga.

Escoger a los amigos es difícil, porque a veces creemos que conocemos a una persona, pero no es así del todo “de acuerdo al diccionario, la palabra traición es el crimen de la deslealtad. Traidor puede referirse a una persona que traiciona a un amigo o se abandera con un enemigo. Las heridas de la traición pueden cambiar el rumbo de una persona para bien o para mal. Puede que de ahora en adelante dejes de creer en los demás” comentan en el blog Calidad de vida al día.

Pasar por una situación difícil te empuja a pensar y a reordenar tu vida, tus afectos e incluso tu trabajo.

Pensar para solucionar las heridas

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Seguramente luego de descubrir una traición pierdes la fe en las personas, sin embargo, debes recordar que todo tiene un propósito en la vida, aunque a veces no nos demos cuenta de ello.

Retírate a pensar y trata de mirar a lo lejos aquello que te ocurrió “a veces perdiendo, ganamos. Ganamos experiencia, conocimientos, y nos fortalecemos. En situaciones como éstas debemos pensar que el que cometió la ofensa no nos traicionó a nosotros, sino que se traicionó a sí mismo” recalcan en la web Calidad de vida al día.

Perdonar es de sabios

El acto de perdonar te ayudará a sanar, no se trata de seguir relacionándote con la persona que te infringió el daño, se trata de que te alejes de ella, pero que no guardas rencor en tu corazón.

En estos casos puedes poner en práctica un ejercicio llamado “la silla vacía”, este consiste en colocar una silla vacía frente a ti e imaginar que se encuentra en ella la persona que te traicionó. Desahógate y dile todo lo que piensas, después déjale ir, verás los beneficios que otorga esta terapia.

Recuerda que siempre hay que seguir adelante “después de una caída hay que levantarse con más fuerza y demostrarle al que te ofendió todo lo que se perdió por haber cometido su traición” aconsejan en el Blog Calidad de vida al día.

Fuente: http://santa-maria-reina.blogspot.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here