Cómo reconciliarnos con nuestros padres

0
827
Foto cortesía de: www.pexels.com

Existe un momento en la vida en que los hijos debemos ser mucho más tolerantes con nuestros padres para enriquecer la relación. Cuando llegan nuestros propios hijos, generalmente nos damos cuenta de lo difícil que es dar lo mejor de nosotros a esos seres que depende de nuestra vida, en ese momento comenzamos a ponernos en el lugar de nuestros padres.

Existen infinidad de motivos por los que la relación padre e hijo funciona mal o tenga incontables desencuentros, sin embargo básicamente las razones podrían dividirse en dos: problemas por el pasado y problemas por el presente.

Para tener una relación amorosa y de respeto con nuestros padres debemos resolver el pasado y afianzar el vinculo en el presente.

Resolver el pasado

Todos tenemos en la mente un padre o una madre ideal, sin embargo, ese padre o madre de nuestra imaginación no siempre coincide con la persona real, de carne y hueso con la que nos criamos. Cuando nuestro padre real no se asemeja al que deseamos siempre existirá un conflicto “cuando no coincide el ideal con el real  eso nos trae dolor y hasta que yo no saldo internamente y acepto que mi ideal no coincide con el real siempre voy a andar huyendo resentido de mis padres” comenta el psicólogo Bernardo Stamateas en la web Periódico Móvil.

Esas diferencias nos ocasionan angustia y nos hacen mantenernos alejados, el único modo de estar en paz es aceptándolos como son y enfocándonos en lo positivo.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Darle una oportunidad a los padres desde sus limitaciones y las nuestras, es lo mejor para saldar las deudas emocionales del pasado. No somos perfectos y tampoco podemos ir por el mundo intentando cambiar a los otros. El dolor y el resentimiento terminan cuando no nos enfocamos en querer cambiar al otro.

Vivir en el presente

Enfocarnos en las situaciones del día a día siempre es lo más sano para llevarnos bien con nuestros padres. Si ellos tienen defectos, seguramente nosotros también, y siempre llega un momento en que los hijos deben ser flexibles, claro que dándose a respetar y no permitiendo ningún tipo de abuso “hay un momento en donde los hijos somos quienes tenemos que ser flexibles y pensar que a pesar de los errores que tuvieron hicieron lo que pudieron y nos han dado todo muchas veces postergándose ellos mismos” recomiendan el psicólogo Bernardo Stamateas en la Web Periódico Móvil.

Así mismo, los padres también deben incentivar la relación con sus hijos y trabajar todos los días en ser mejores.

Es importante escuchar y hacer sentir al otro amado, sólo de esta manera lograremos que la confianza entre ambas partes crezca y genere un vínculo del que podamos sentirnos orgullosos.

Fuente: elperiodico.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here