Un clásico de la fotografía que no le afecta el paso del tiempo

0
1516
Imagen cortesía de pixabay.com

Recuerdo a mi papá tomando fotos con su vieja polaroid. Parecía un niño jugando con su carrito o su cohete más querido. Fotografiaba a mi mamá cocinando o a mis hermanos ordenando el cuarto. Era feliz con esa cámara. Lo que más le gustaba era ver la foto al momento. Como si fuera un acto de magia, un simple trozo de plástico blanco se transformaba en un recuerdo familiar maravilloso.

Ahora que soy adulto entiendo su felicidad mucho más. No solo porque tengo mis propios hijos, sino porque acabo de comprar una nueva Polaroid SNAP. Mis niños se divierten mucho viendo como la foto emerge del cuerpo de la cámara. Claro, ellos nacieron en la era digital, por lo que esto es una novedad. Luego de tomar la foto solo tenemos que esperar menos de un minuto para que la foto salga de su diminuta impresora incorporada.

Lo cierto, es que esta cámara mantiene su elegante estilo clásico, que tantos elogios le ha merecido, pero añadiendo la funcionalidad moderna, basada en lo digital. Además, es ideal para llevarla a los paseos, ya que es pequeña y cabe en un bolsillo del pantalón, en un pequeño bolso o en la cartera de mamá.

Una de las cosas que más me gusta es que tiene mucha capacidad en muy poco tamaño. Su lente es muy bueno y tiene una capacidad de zoom digital que envidiaría cualquier cámara más sofisticada y de mayor tamaño. A esto hay que agregar que tiene una memoria capaz de almacenar muchas fotos sin colapsar.

Pero, la diversión con mi Polaroid SNAP no termina cuando tomo la foto. Las impresiones tienen un reverso adhesivo para poderlas pegar donde uno quiera. Mis hijos tienen las puertas de sus cuartos repletas de fotos de la familia y los amigos. Han construidos verdaderas obras de arte acumulando fotografías. ¿Quién dijo que un álbum familiar solo se puede tener en papel o en digital? Para los más pequeños esta es una innovadora forma de entretenerse.

Esta cámara podría parecer una excentricidad costosa y delicada, pero no lo es. Su precio es muy accesible y su resistencia es notoria, a pesar de su apariencia coqueta y minimalista. Yo la he llevado a partidos de fútbol, fiesta con piñatas, tardes de piscina y conciertos; en todos ellos ha recibido uno que otro golpecito y lo ha soportado de la mejor manera.

Me gustaría que conocieras la nueva Polaroid SNAP y te unieras a un nuevo estilo de diversión fotográfica. No te vas a arrepentir.

Si también deseas la camara mas clasica hecha una maravilla moderna, Haz Click Aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here