Adáptate rápidamente a tu nuevo empleo

0
1485
Imagen cortesía de www.pixabay.com

Es normal que el primer día de trabajo haya un poco de nervios y expectativa, pero sobretodo es importante que siempre tengas una actitud positiva y receptiva a los conocimientos y a las instrucciones. En el inicio debemos intentar impregnarnos de la filosofía y de la manera de trabajar de la organización, cuáles son sus objetivos, cuáles son las normas y los procedimientos internos.

El primer día debes causar una muy buena impresión tanto con tu jefe como con tus nuevos compañeros, para eso debes conocer cuáles son los códigos de vestimenta, y de acuerdo al lugar de trabajos deberás cuidar esos detalles, por ejemplo, no es la misma forma de vestir para ir a trabajar en un banco que en un parque de diversiones, por ejemplo. De manera que se debe tener criterio con la presentación física y la imagen personal. En el caso de que no tengas muy claro como debas vestir, es recomendable irse lo más presentable posible, evitando sandalias de playa, pantalones cortos, franelillas y escotes, además de ropa muy llamativa como vestidos con lentejuelas, etc.

La actitud es muy importante, debes mostrarte con un ánimo elevado, con deseos de aprender, de absorber el conocimiento. Recomendamos llevar una libreta contigo al momento de hacer la reunión inicial, y el recorrido, a fin de que tomes nota de los aspectos más importantes y que hay que tener presente siempre.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Esfuérzate por demostrar una actitud amable, ser respetuoso con todos, saludar al llegar al despedirte.  Durante el proceso de adaptación es importante que observes bien a tu alrededor, captando la función de los demás trabajadores, ya que conformarán un equipo y deben estar articulados.

Es determinante que tengas conocimiento acerca de los horarios, tanto de entrada como de salida, los momentos de descanso, de igual forma identificar los espacios físicos, como el comedor, todas las entrada y salidas, baños, salones de conferencias, entre otros. Otro aspecto importante es dejar atrás los hábitos con los que trabajabas en tu antiguo trabajo, ya que de seguro no será igual, de manera que debes estar abierto a nuevas formas de asumir proyectos y nuevos procedimientos.

Para adaptarse al nuevo trabajo se debe crear un vínculo con los compañeros, ellos son lo que te darán la información más valiosa y de rutina en la empresa. Los demás empleados pueden ser un aliado, en lo que podrás apoyarte en todo momento, sólo es necesario crear buenas relaciones con ellos. No es necesario intentar forzar las relaciones e intimar demasiado, pero si mostrarte amigable y abierto a consultarles, a solicitar su apoyo, al fin y al cabo, tiene más tiempo trabajando en el lugar y tienen todo el conocimiento del funcionamiento de la organización.

Fuente: http://negocios.uncomo.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here